La Palabra Jesus… parte dos

Ministerio La Palabra de Hoy

Pastor Paul Schroeder

Pastor Paul Schroeder

La semana pasada hablamos sobre algunos nombres para Jesús. Jesús, el nombre más hermoso del mundo. Jesús, el Hijo de Dios, nuestro Señor y Salvador, y repasamos algunos de los nombres. Uno de los nombres que utilicé en nuestra discusión la semana pasada cuando nos reunimos en la radio fue el León de Judá. Yo compartí una historia sobre un día en que estuve en el zoológico de St. Louis y cerca de la jaula del león. No quiero repetir esa historia de nuevo, espero que usted haya estado sintonizado la semana pasada y que haya oído ese mensaje, y mientras yo estaba pensando en eso otro nombre de Dios, el Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y El Espíritu Santo vinieron a mí mente. Es un nombre que Agar le dio a Dios. Agar era la sierva de Sara y Agar, de verdad, en una especie de forma negativa estaba tratando de huir de Dios. Usted recuerda que Sara no podía tener hijos por lo tanto, ella dejó que su sierva Agar tuviera relaciones con Abraham y como resultado ellos tuvieron un hijo llamado Ismael. Bueno, no voy a entrar en toda esa historia, pero en un momento Agar estaba tratando de alejarse de Dios y estaba tratando de ocultarse y se fue al desierto y allí, por supuesto, Dios la encontró y ella se dio cuenta de que Dios no es alguien de quien usted se puede ocultar. Dios siempre está con usted todos los días en todas partes. Y así ella se refirió a Dios como El, E-L, en hebreo, que significa Elohim que quiere decir Dios Todopoderoso. E-L es la abreviatura de Elohim, y después ella añadió las palabras, si usted fuera a deletrear el nombre en inglés sería R-O-I y por supuesto no podría deletrearlo en inglés, ya que es hebreo. Sin embargo, se pronuncia ROY. El-Roi lo que significa el Dios que me ve, el Dios que me ve. Ella se dio cuenta que Dios la había encontrado y que usted no puede esconderse de Dios.

De hecho, si se toma la frase “Dios tiene sus ojos puestos en ti”, ese puede ser un pensamiento enormemente aterrador. Vamos a decir que usted está tratando de cometer un pecado secreto y no cree que Dios lo ve y alguien le dice que Dios lo ve. Vaya, eso puede ser un pensamiento bastante aterrador. Digamos que usted no está viviendo una vida muy comprometida, usted no está adorando, no está ministrando a otros y su vida realmente está llena de embriaguez y quién sabe que otras cosas más, cosas que usted está haciendo mal y alguien le dice: “Que Dios mantenga Sus ojos sobre ti.” Eso podría ser un pensamiento muy, muy aterrador y muy serio y usted podría decir, oh Dios mío, será mejor que despierte y vea lo que estoy haciendo aquí.

[jazzyoptin]

Pero, para el hijo de Dios, la persona que cree en Jesús como su verdadero Salvador, la persona que conoce el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, el único y verdadero Dios triuno, esa persona será muy bendecida y sentirá una gran alegría si alguien le dice mi, que mi Dios mantenga Sus ojos sobre ti así sabremos que Dios está con nosotros todo el tiempo. Él sabe cuando nos dirigimos a la tentación y Él puede ayudarnos. Él sabe cuando nos dirigimos a las dificultades y Él puede venir y fortalecernos, enviar a sus ángeles santos para cuidarnos y protegernos, por lo tanto, eso es hermoso, un pensamiento hermoso saber que el Dios Todopoderoso está con nosotros y nos ve. Él nunca nos abandonará ni nos dejará. Ese es un pensamiento glorioso.

Yo le prometí la semana pasada que iba a darle más nombres para Jesús tal como se encuentran registrados en las Sagradas Escrituras. Le di tres la semana pasada: Consejero Admirable, Príncipe de Paz y el León de Judá. Ahora déjeme darle uno del Evangelio de Juan en el Nuevo Testamento. Está en el primer capítulo primero de Juan, versículo 29, él lo llamó el Cordero de Dios.

Usted recuerda cómo en el Antiguo Testamento la gente traía sacrificios y la gente muy pobre, tal vez podrían traer una tórtola o algo por el estilo. Vamos a decir, si la persona era un poco más rica y tenía un rebaño de ovejas, ellos traían un cordero y lo sacrificaban y por lo tanto, a lo largo del Antiguo Testamento usted oye hablar de corderos que se sacrificaban en el altar. Y así, cuando a Jesús se le conoce como el Cordero de Dios se está refiriendo a entregar su propia vida como si fuera el cordero para el sacrificio. Él estaba en el altar de la cruz y dio Su propia vida. No fue la vida de un animal, fue la vida del Hijo de Dios y por eso Él es llamado el Cordero de Dios. Eso está en el primer capítulo de Juan.

Ahora, si nos quedamos con Juan, en el Evangelio de Juan y vamos al capítulo 10mo, Juan 10, versículo 11, un bonito nombre para Jesús, que es llamado el Buen Pastor. Usted sabe que las Escrituras lo describe para nosotros—usted puede buscar un texto—en este momento no lo puedo recordar, tengo que dárselo en alguna oportunidad que esté en el aire y lo recuerde, el describe lo que es un pastor pésimo es decir, ese que no cuida las ovejas, porque no son suyas, no es más que un pastor contratado y no quiere arriesgar su vida por lo tanto, no va a luchar, por ejemplo, contra un león, por lo tanto, él va a dejar que el león atrape las ovejas. Ese es un terrible pastor. Un buen pastor va a dar Su vida, incluso va a luchar hasta la muerte para proteger a Su rebaño. Por supuesto, por eso Jesucristo es llamado el Buen Pastor, Él cuida de Su rebaño, Él cuida de Sus hijos, Él ofrendó Su vida, dio Su vida en la cruz por Su pueblo. Él murió para pagar el precio del pecado de Su pueblo. Por lo tanto, Jesús en Juan 10 es llamado el Buen Pastor.

Déjeme darle otro nombre para Jesús. En la 1ra carta que St. Paul le escribió a la iglesia de Corintio en el 1er capítulo, versículo 24, se refiere a Jesús como la Sabiduría de Dios. Usted sabe que Dios es un creador poderoso y no sólo creó todas las cosas, sino que también Dios cuida de ellas y Dios en Su sabiduría nos ha dado muchas, muchas cosas para nuestro beneficio y una de ellas es Su Hijo Jesucristo. El Salvador es quien todo lo sabe y Él nos da el conocimiento de la salvación—cómo ser salvados. ¿No sería una cosa terrible si usted no supiera cómo ser salvado? ¡Eso sería terrible! Si usted fuera curioso y no tuviera respuesta y tuviera que mantenerse en la búsqueda de cómo uno se libra del demonio y cómo uno tiene vida eterna. Bueno, usted ya no tiene que preocuparse más por esas interrogantes porque Jesucristo las respondió. La respuesta está en Sí Mismo y es por eso que se llama la Sabiduría de Dios. Dios nos salvó a través de su Hijo Jesucristo.

Déjeme darle otro nombre. Volvamos a Isaías por un segundo. En el capítulo 28 de Isaías, versículo 16, se refiere a Jesús como el Cimiento Firme. Usted sabe, a lo largo de la Escritura podemos tener referencias con respecto a las personas que construyen sobre la arena y el suelo falso, entonces cuando viene una tormenta o un ciclón y se dirige a su camino y llegan los vientos, esa construcción es muy frágil y puede ser demolida, puede ser destruida porque no tenía una base muy buena, no había nada estable con respecto a la fundación. Jesucristo es el Cimiento Firme—para decirlo de una manera construya sobre la roca, eso no se moverá, no se destrozará, no será arrastrado por las aguas, Él es estable y cuando usted planta su vida y su fe y su confianza y todo tu ser en Jesucristo, usted está en un Cimiento Firme. Eso no le va a fallar.

Vamos a tomar otro, tenemos tiempo para uno más. Jesús, en el capítulo 11vo del Evangelio de Juan, Juan 11 versículo 25 es referido como La Resurrección. Usted recuerda que Jesús resucitó a Lázaro de entre los muertos. Jesucristo mismo es la Resurrección. Él es el único que se enfrentó a Satanás y a la muerte y venció a Satanás y a la muerte y resucitó de entre los muertos. Él es el primero en resucitar y nos pasó eso a todos nosotros. Él dice que nosotros también resucitaremos de entre los muertos. Es por eso que estamos tan seguros de que vamos a tener una vida eterna con Él en el cielo.

Por lo tanto, cuando usted piensa en los nombres de Jesús, aquí en los últimos dos programas hemos dicho unos cuantos: Consejero Admirable, Príncipe de Paz, León de Judá, Cordero de Dios, Buen Pastor, La Sabiduría de Dios, el Cimiento Firme y La Resurrección.

Estoy seguro de que tal vez este año en nuestras vidas un ser querido fallecerá. Eso suele pasar y habrá dolor y pena, pero para el hijo de Dios, para la persona quien cree que Jesús es la resurrección, quien confía que Jesucristo, el Dios verdadero también lo resucitará en el Día del Juicio que viene. Cuando Jesucristo regrese, abrirá todas las tumbas, de los creyentes y de los no creyentes, los no creyentes irán al infierno a pasar la eternidad con Satanás y estarán completamente cautivos allí sin final. Los creyentes serán resucitados y sus almas, sus cuerpos se van a unir juntos y van a pasar la eternidad con Jesús en el cielo. Jesucristo es nuestra resurrección. ¡Qué alegría! Hablar de Jesús y utilizar esos nombres para Jesús mientras usted habla con otras personas. Eso les abrirá los ojos a algunos acerca de los rasgos y características maravillosas de Jesús, para que no solamente estén orándole y hablándole a Él como su amigo, sino también en cada concepto de los que hemos nombrado aquí, que encontrarán gran alegría caminando con Jesús y viviendo con Jesús, incluyendo la resurrección de entre los muertos. 

Si desea escuchar mas del Ministerio o la Programacion de “La Palabra de Hoy” visite su sitio oficial pulsando la siguiente imagen:

La Palabra de Hoy

La Palabra de Hoy

 

 

 

 

 

 

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *