La Escuela de la Vida

El siguiente articulo lo compartimos contigo directamente del ministerio radial “Reflexiones para el Alma” dirigido por Pablo Martini. Al final del mismo te dejamos los datos de contacto para que puedas conocer mas de sus materiales.

En la tira cómica argentina: “Mafalda”, Susanita le hace un comentario a su amiga referente a la escuela: “Si dicen que la vida es una escuela, ¿para qué, entonces, ir a la otra escuela? Yo no quiero dos. ¿Qué tiene de malo la escuela de la vida?”
A lo que Mafalda responde: “Lo malo de la escuela de la vida, Susanita, es que las fiestas de egresados siempre son un velorio.” Sin lugar a dudas, nadie quiere egresar de esta escuela.

Seguro de Vida Eterna

La Escuela de la Vida

La muerte es el tema que nadie desea enfrentar. Sin embargo es tan real como la vida misma.
El sabio Salomón describió su universalidad al declarar: “Para todos hay un mismo final: para el justo y el injusto, para el bueno y el malo, para el puro y el impuro, para el que ofrece sacrificios y para el que no los ofrece; para el bueno y para el pecador, para el que hace juramentos y para el que no los hace, todos tienen un mismo final… y su fin está entre los muertos” (Eclesiastés 9)
En una de las estaciones de trenes en Alemania, un graffiti rezaba así: “Dios ha muerto”, firmado Nietsche, haciendo alusión a lo expresado por este filósofo ateo. Pero se podía leer otra frase al pie de la anterior: “Nietsche ha muerto, Dios”.
El emperador Augusto dijo, antes de morir: “Amigos, se acabó la comedia”. Enrique VI de Inglaterra: “Ahora lo pierdo todo, mi vida, mi corona, mi alma.” El filósofo inglés Thomás Hobess: “Voy a dar un salto a las tinieblas.”
¡Qué diferente es la actitud del justo frente a la muerte! Agustín de Hipona en su lecho exclamó: “Déjame morir, oh Dios, para que viva.” Juan Huss, mientras era quemado, exclamó: “Señor Jesús, entrego mi alma en tus manos, porque me redimiste.” Esteban, muriendo lapidado decía: “Señor, recibe mi espíritu.”
Sí. Para los que han sido perdonados de sus pecados por la fe en Jesús, la graduación en la escuela de la vida nunca será un funeral, sino una fiesta allá en el cielo.

Por: Pablo Martini
www.reflexionesparaelalma.org
reflexionesparaelalma@labibliadice.org

[jazzyoptin]

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *